El 10% de la población con menores ingresos destina más de la mitad de la renta a la hipoteca

700x420_jubilada-billetes-euros-manos-dreamstime

El Banco de España junto con la Comisión Europea advierten de los graves problemas que suponen para las rentas más bajas reducir el endeudamiento y destinar gran parte de la renta al pago de la hipoteca. Pese a que la deuda de las familias españolas se ha reducido en gran medida, ya que, durante años, el miedo a perder el trabajo redujo el consumo, disparando el ahorro para amortizar la hipoteca. Así, entre el año 2009 y 2016, los prestamos disminuyeron en unos 200.000 millones, también como consecuencia de los tipos bajos. Actualmente, el 10% de la población con menores recursos destina más de la mitad de sus ingresos a afrontar la hipoteca, la misma proporción que hace 11 años pese a la fuerte rebaja de los intereses. De este modo, uno de cada cinco hogares todavía destina más del 35% de su renta.

El Informe de Estabilidad Financiera publicado la semana pasada por el Banco de España señalaba que la carga de la deuda hipotecaria superaba en 2017 el 50% de la renta del 10% con ingresos más bajos. Mientras que las rentas altas y bajas tuvieron la posibilidad de acceder con igual facilidad durante la bonanza, parece que hoy en día, las bajas siguen empleando una parte muy alta de la renta para devolver la deuda y los intereses. Este factor se explica porque estos colectivos con menor renta han rebajado menos la deuda que el resto y ya que los hogares de menos ingresos todavía no han podido restablecer los niveles de renta previos a la crisis.

De esta forma, según los datos que ofrece la Comisión, mientras que los ingresos con las rentas más bajas aún no han recobrado las cotas previas a la crisis, el consumo de estos colectivos se ha recuperado mucho mejor, provocando que la tasa de ahorro se haya hundido. En consecuencia, algunas de las rentas más bajas estarían compensando su falta de ingresos a través de créditos al consumo, cuyos tipos de interés son más elevados y provocan una carga financiera que podría resultar vulnerable para aquellos hogares con rentas más bajas.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *