En España hay 300.000 casas sin dueño

siklos-1982687_960_720

La construcción de viviendas fue uno de los símbolos de la bonanza económica española de principios del año 2.000. Se edificaban viviendas, urbanizaciones, bloques de apartamentos y el enorme optimismo que existía hacía pensar que se venderían todas. Sin embargo, la realidad fue muy diferente tras estallar la burbuja inmobiliaria, hasta el punto que incluso hoy podemos seguir viendo las consecuencias en el parque de viviendas sin vender que queda en España, que se calcula que ronda sobre las 300.000.

Y es que, en España, la media de stock de viviendas no vendidas a nivel nacional es del 2% aproximadamente, aunque varía según la comunidad autónoma por motivos de lo más diversos. Los movimientos migratorios interiores favorecen a las grandes ciudades como Madrid y Barcelona. El aumento del PIB en épocas de crecimiento también es mayor en las ciudades, haciendo que estos mercados sean mucho más dinámicos. Y ya que un tercio de las operaciones inmobiliarias se realizan como inversión económica, es lógico que se favorezcan los lugares geográficos con posibilidades de mayor rentabilidad.

Las comunidades autónomas con menor porcentajes de viviendas construidas vs viviendas sin vender son Navarra, Cantabria y Extremadura, ya que en ellas no existe desequilibrio entre estas dos cifras. La otra cara de la moneda la encontramos en la comunidad Valenciana, en donde la cifra se sitúa al 2,90% con un parque de viviendas no vendidas de 92.281. El porcentaje en Castilla La-Mancha se eleva hasta el 3,38% (42.856) y en la Rioja alcanza el 4,58% (9.252). Por provincias, el ranking está encabezado por Castellón con un 6,21%, Toledo con un 5,2% y Almería con un 4,93%. En estas zonas, se calcula que existen unas 70.000 viviendas que será muy difícil vender, tanto por su mal estado de conservación como por la falta de tejido empresarial en la zona. Sin embargo, el objetivo se ha marcado en reducir este stock en 50.000 viviendas para finales de 2018.

! Comentario

  1. 11 abril, 2018    

    Por el bien de nuestro sector espero que una vez que se detectan signos de recuperación, después de la larga travesía del desierto que hemos pasado, aprendamos a no volver a incurrir en errores del pasado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *