Hipoteca: ¿qué plazo debemos escoger?

hipotecas euribor

Cualquier información, consejo, pregunta, respuesta, opinión (siempre bien fundamentada) sobre la hipoteca, no sólo es necesaria sino que es obligada. Por eso hoy nos detenemos en un interesante artículo de La Vanguardia que aborda una cuestión que de manera generalizada no sólo interesa sino que preocupa: ¿qué plazo de hipoteca debemos elegir? Evidentemente, la respuesta puede parece obvia: el más breve. Pero, ¿es el más breve el más adecuado? ¿El más seguro? Veamos qué nos cuenta La Vanguardia al respecto y las tres normas que aconseja aplicar en el momento de decantarnos por un plazo u otro:

En 2015, el plazo máximo que los bancos suelen ofrecer al contratar una hipoteca es de 30 años. Pero eso no quiere decir que a todo el mundo le convenga alargar su pago tres décadas. El mejor plazo para nosotros dependerá de factores de nuestros ingresos y capacidad de ahorro, entre otros.

Norma 1: no aceptar una cuota superior al 35% de nuestros ingresos

La primera cosa que marcará cuál ha de ser nuestro plazo es nuestra nómina, ya que el Banco de España recomienda no aceptar cuotas que puede suponer más de un tercio de nuestros ingresos. Así, en el caso de una hipoteca de 200.000 euros a Euribor + 1 %, aunque se podría pagar en 20 años en cuotas de 926 euros, si los titulares tienen unos ingresos de 2.000 euros mensuales es conveniente pagarla en 30 años con cuotas de 650 euros, para que les queden 1.350 euros al mes (y no solo 1.074 euros) para el resto de gastos familiares y del hogar.

Norma 2: tener en cuenta que el Euribor puede subir

Siguiendo con el ejemplo anterior, actualmente una hipoteca de 200.000 euros a 30 años pagaría una cuota de 650 euros al mes. Pero eso es porque el Euribor cotiza a un mínimo histórico del 0,08 %. ¿Qué pasaría si en los próximos años el índice subiera hasta el 3 %? Que pagaríamos 955 euros al mes, cosa que nos haría ir muy justos en el mes a mes. Es por eso que, si somos previsores, no cogeremos una hipoteca de 200.000 euros teniendo ingresos de 2.000 euros. Podríamos pedir, por ejemplo, una de 150.000 a 30 años, con una cuota de 716 euros.

Norma 3: recordar que para ‘recortar’ siempre hay tiempo

Es cierto que cuantos menos años nos pasemos pagando, menos intereses nos cobrará el banco. Por ejemplo, si pedimos 100.000 euros a Euribor + 1 %, si lo devolvemos en 30 años pagaremos 117.118 euros al banco, mientras que si podemos devolverlo en 20 años solo pagaremos 111.233 euros. Pero también es verdad que, si no tenemos unos ingresos muy elevados y estables, lo mejor es “asegurar el tiro”, es decir, contratar la hipoteca a 25 o 30 años cuya cuota estamos seguros de poder pagar. Así, si más adelante podemos pagar más al mes, siempre será posible realizar amortizaciones anticipadas, esto es, realizar devoluciones de por ejemplo, 10.000 euros de golpe sobre los que no pagaremos intereses. Ahora bien, es necesario recordar que para que esta operación nos salga a cuenta, lo mejor es haber negociado una comisión de amortización anticipada del 0%.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *