Por qué no debes colgar los cuadros si quieres estar a la última

domingo

Los cuadros son uno de los elementos decorativos más utilizados desde el principio de los tiempos. Ya en las cavernas, los primeros seres humanos colgaban hojas pintadas que servían para hacerlas más atractivas. Desde entonces, ya sea en museos o en casa, el lugar de un cuadro siempre ha estado colgado en la pared. Bien, pues eso ahora está empezando a cambiar.

En las redes sociales, en tiendas y en las casas, la tendencia de no colgar los cuadros empieza a ganar cada vez más seguidores. Sobre todo, porque tener un cuadro sin colgar no tiene que dar aspecto descuidado, o hacer que la gente piense que se ha soltado el clavo y el cuadro ha caído al suelo. Un cuadro integrado con otros elementos como una silla o una mesa de colores pueden ser una gran idea. Asegurar el lienzo mediante macetas en el suelo, o combinar el elemento del marco con otros de los muebles también dará a nuestra casa un aspecto único. Si utilizamos macetas para fijarlo, vendrá bien que el cuadro sea de colores verdes o similares a los de los vegetales. El combo funciona especialmente bien si lo ponemos encima de una mesa o una cómoda.

En el caso de los cuadros grandes, la opción de dejarlos en el suelo es una combinación de estilo y comodidad. Si no queremos usar el taladro, o todavía no estamos convencidos de que sea el cuadro adecuado, lo mejor es dejarlo encima de un mueble y esperar a ver si es la mejor opción. Combinar los muebles con el contenido del lienzo de una forma original puede ser una gran opción. Se trata de elegir un mueble que ‘pegue’ con el cuadro, ya sea por la forma, color o contenido. Si tenemos varios cuadros iguales podemos hacer incluso un pack.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *