Un propietario tarda casi un año en recuperar su vivienda en caso de impago de su inquilino

mudanza

El alto dinamismo que se registra en el mercado del alquiler está llevando al sector inmobiliario a establecer medidas para que la relación entre arrendador y arrendatario se establezca sin contratiempos y sin que se vulnere de ninguna forma la relación establecida entre ambos. Es por eso por lo que cada vez las partes toman más precauciones a la hora de firmar el acuerdo de alquiler de la vivienda. Especialmente el propietario de la misma, cuyos ingresos dependerán de analizar bien la solvencia económica del inquilino que residirá en el inmueble. De hecho, la contratación de los seguros de impago del alquiler ha aumentado exponencialmente en los últimos años para prevenir este tipo de eventualidades.

En este sentido, que se den impagos de la renta mensual por parte del arrendatario es el principal temor de los propietarios, un temor que puede verse agudizado dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos. Y es que, según el análisis estadístico de los datos publicados en la Radiografía del Mercado de Alquiler Seguro, en España se necesita casi un año de media para que el propietario pueda recuperar su vivienda en caso de impago. De aquí que resulte muy útil el servicio jurídico que ofrece donpiso para agilizar al máximo la recuperación del inmueble, en los casos de propietarios que nos contactan para poner a la venta su piso y se enfrentan a esta situación.

Concretamente, la suma asciende a 344 días en el promedio del país, cifra que puede llegar a ser mayor en función de la autonomía que analicemos. Por comunidades, las vascas Álava y Vizcaya, con una media de 317 días, son las autonomías donde el proceso de desahucio de un inquilino moroso se demora menos. Les sigue Zaragoza con 320 días. En otras como Barcelona, Madrid o Valencia los casos de impago cada vez se producen de manera más habitual, según el estudio, por la tendencia al alza de las rentas. Cierran la lista las comunidades de Murcia y Sevilla, donde de media se tarda más de un año (367 días) en echar al inquilino.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *