Transformarán una vivienda social de 1829 en museo

almoradi

El Ayuntamiento de Almoradí en Alicante ha adquirido la que puede ser considerada “la primera vivienda social de España”. Se trata de un domicilio construido tras el terremoto de 1829 por el ingeniero José Agustín de Larramendi. Situada en la calle de La Reina número 33, fue destruida y reconstruida en 1832 para una de las familias damnificadas por el terremoto. Cerca de unas 124 casas fueron construidas y entregadas a los propietarios más pobres y que habían perdido a miembros de su familia.

La alcaldesa María Gómez y el concejal de Patrimonio José Antonio Latorre han presentado la iniciativa para la compra de esta vivienda. Tras la firma, el Ayuntamiento de Almoradí pagará 46.000 euros a los dos hermanos herederos y propietarios de la vivienda. De las 124 casas de este tipo que fueron construidas en la localidad tras el seísmo, solo esta queda en pie. Por eso, en recuerdo con el 190º aniversario el próximo 21 de marzo, el Ayuntamiento tiene la intención de adquirir el inmueble para convertirlo en un museo del devastador recuerdo que se zanjo con casi 200 vidas además de los innumerables destrozos. El concejal de Patrimonio destaca que los cimientos de esta humilde casa siguen enteros, como resultado de la gran labor de uno de los primeros ingenieros de caminos español, Agustín de Larramendi.

La casa mantiene la esencia arquitectónica y de la vida de aquel entonces, y se encuentra tal y como fue entregada a los damnificados en 1832. La vivienda de unos 90 metros cuadrados dispone de cuadra y corral hasta un total de unos 140 metros cuadrados. Dispone de dos habitaciones, cocina con chimenea y una despensa. La alcaldesa considera esta casa de un valor incalculable ya que en ese momento la Corona española aún no subvencionaba ninguna empresa que se dedicara a la construcción de viviendas sociales. No sería hasta el año 1853 cuando se tiene constancia de que el Estado financiara viviendas sociales, lo cual la convierte en la primera de todo el país.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *