¿Cómo son las viviendas eficientes?

Viviendas sostenibles

Nos encontramos ante el reto de “descarbonizar” el parque inmobiliario en España, un segmento que cuenta con más de 40 años de antigüedad y, a su vez, es uno de los principales causantes de la producción de emisiones de CO2. Por ese motivo, en los últimos años, las viviendas eficientes han cobrado un papel protagonista dentro de la demanda de los compradores del sector del real estate.

¿En qué se traduce esto? Una vivienda energéticamente sostenible tiene un impacto muy positivo tanto en el medioambiente como en nuestros bolsillos. De hecho, uno de los principales beneficios de este tipo de activos gira en torno a la reducción del consumo de energía. Algo que se verá reflejado también en las facturas de la luz o del gas debido a la mejora de la climatización del inmueble. Un factor que, por otra parte, mejora el confort y la calidad de vida para la familia.

Características de una vivienda sostenible

A primera vista, la definición puede parecer sencilla: una vivienda sostenible es aquella que tiene en cuenta los elementos ambientales y sociales con el objetivo de reducir el impacto negativo en el planeta. No obstante, a efectos prácticos, ¿cuáles son las características de este tipo de viviendas?

  • Buen aislamiento: La utilización de materias primas ecológicas como el corcho o el PVC, combinados con el uso de energías limpias garantizarán un buen aislamiento del hogar. Algo que conseguirá reducir las facturas mensuales.
  • Electrodomésticos eficientes: El uso de elementos de bajo consumo puede llegar a reducir hasta la mitad del consumo de la energía del hogar.
  • Nuevas tecnologías: No es ningún secreto que estas juegan un papel clave en aspectos como la reutilización o el reciclaje. Un hecho que potencia la eficiencia energética y la sostenibilidad en los inmuebles.
  • Buena ubicación: Uno de los aspectos más valorados a la hora de comprar una vivienda es la posibilidad de aprovechar la luz solar al máximo. Por ese motivo, contar una buena orientación de la vivienda y aprovechar la luz natural reduce considerablemente los consumos energéticos.

A estas alturas, no cabe ninguna duda de que la sostenibilidad ha llegado para quedarse. Con la llegada de los fondos europeos Next Generation, la eficiencia energética se presenta como un nuevo reto, pero también como una gran oportunidad para el sector inmobiliario español.