¿Cómo evolucionará el sector inmobiliario en 2022?

photo-1590655473571-742fd3b29b78

Los buenos números registrados por el sector inmobiliario español en 2021 están ayudando, en gran parte, a la recuperación económica del país. Pese a la incertidumbre que siempre rodea a la pandemia del coronavirus, 2022 apunta a ser un año en el que el mercado mantendrá la tendencia actual y seguirá creciendo.

Los datos proyectan que ese crecimiento se va a seguir produciendo, vamos a encontrarnos un escenario en 2022 donde la demanda seguirá subiendo, las hipotecas se seguirán otorgando por parte de las entidades financieras de una manera equilibrada sin asumir riesgos extraordinarios y donde la mejora de los ratios económicos ayudará”, afirma Emiliano Bermúdez, subdirector general de donpiso.

En materia de compraventa, Bermúdez asegura que la tendencia seguirá al alza, en especial después de un 2021 que cerrará, casi con total seguridad, con alrededor de 550.000 operaciones. A pesar de este clima optimista, Bermúdez llama a la calma y reconoce que existen algunas “incertidumbres” de cara al futuro.

Por un lado, aparece la inflación, que podría incidir en el precio del dinero: “Entendemos también que en 2022 el tipo de interés puede crecer de una manera moderada y por lo tanto va a ser asuimido perfectamente por el sector inmobiliario”. Mientras que, por su parte, la obra nueva podría verse afectada por el creciente encarecimiento de materias primeras.

La proyección es que 2022 será un año de crecimiento donde la inversión continuará subiendo en el sector inmobiliario y donde el crecimiento del volumen de operaciones va a seguir produciéndose mantenido el protagonismo de la segunda mano”, resume Bermúdez.

Retos para el año 2022

Entre los grandes retos que se presentan para el sector inmobilario español, el experto menciona “la creación de nuevos conceptos habitacionales”, como el “coloving o la construcción modular”, que cada vez son más demandos por una sociedad cambiante con mayor incidencia de las nuevas tecnologías.

Sin embargo, la mayor preocupación del mercado inmobilario para 2022 es la necesidad de aumentar la producción de obra nueva. Un reto no solo del sector, sino de toda la economía nacional.

En 2005 que se vendieron en España 900.000 viviendas, de las cuales 350.000 fueron de obra nueva mientras que, en 2019, de las 501.000 viviendas que se vendieron, solo 93.000 fueron de obra nueva. No se produce obra nueva para satisfacer las necesidades que tiene el mercado inmobiliario español y por lo tanto ese es un reto que está en la base del crecimiento del empleo y por lo tanto de la riqueza de un país”, concluye Bermúdez.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *