El alquiler de habitaciones crece en España con Barcelona y Madrid a la cabeza

1

El mercado del alquiler está alcanzando unos límites en cuanto al nivel medio de los precios que está llevando a muchos españoles a convertirse en propietarios de una vivienda aprovechando el momento de recuperación que vive la banca y los bajos tipos de interés. No obstante, algunos de los que optan por seguir con un contrato de arrendamiento tratan de buscar alternativas que les permitan ahorrar un poco más cada mes. Una de esas alternativas es la de alquilar una habitación en vez del piso al completo, de forma que se viene a pagar aproximadamente la parte proporcional.

En este sentido, según un estudio del portal inmobiliario Fotocasa, en las principales ciudades españolas existe un panorama alcista que ha conducido a un aumento del 17,7% de los precios medios para alquiler de habitaciones durante el pasado mes de agosto, de los 270 euros a los casi 320 euros. De hecho, según la empresa Uniplaces, la demanda de habitaciones de alquiler ha aumentado un 60% en lo que va de año.

Por ciudades, los precios de alquilar una habitación han aumentado de forma ostensible en ciudades como Madrid (+31,1%), Barcelona (+28,7%) y Palma de Mallorca (+28,7%). En el otro extremo, aquellas ciudades con bajadas de precio más notables son Cáceres (-22,1%), La Coruña (-10,2%) y Oviedo (-7,6%). En cuanto a los valores absolutos de los alquileres, Barcelona es claramente la ciudad en la que resulta más caro alquilar una habitación, con un precio medio de 478 euros al mes. Le siguen Madrid (417 euros), Alcobendas (346 euros), Palma de Mallorca (345 euros), Bilbao (342 euros) y Hospitalet de Llobregat (314 euros), todas ellas por encima de los 300 euros mensuales.

Según los autores del estudio, esta realidad deja patente que el aumento de los precios hace que no sólo sean estudiantes los que recurren al alquiler de habitaciones, sino que ya hay muchos profesionales con trabajo estable y de hasta 35 años que también eligen esta forma de vida para poder ahorrar en el alquiler y destinar ese dinero a otros fines profesionales o de ocio.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *