El mercado inmobiliario ‘abraza’ la realidad virtual

realidad virtual

Hoy nos detenemos en un artículo muy interesante sobre cómo puede cambiar el sector inmobiliario con la llegada de las nuevas tecnologías. A menudo nos fijamos sólo en cómo evolucionan los precios (el contenido) pero no reparamos en las formas (el continente). Por eso hoy destacamos un artículo firmado por Pablo Ramos en El Mundo, quien ilustra que los avances tecnológicos caminarán de la mano de la vivienda, y viceversa. Y la realidad virtual ‘inmersiva’ no es una excepción.

¿Pero de qué estamos hablando? Entendiendo la realidad virtual como una herramienta más de venta y alcance para el mercado. Una manera de potenciar aún más este crecimiento que ya está viviendo el sector. De hecho, la innovación acontecida en los últimos años ya permite, por ejemplo, visualizar con todo lujo de detalles un inmueble que está dispuesto a adquirir. Otro ejemplo, es capaz de ofrecer una vista de 360 grados de viviendas sobre plano aún inexistentes, por lo que las ventajas alcanzan múltiples facetas del sector inmobiliario.

Todo esto lo explica Martin Supancic, socio de VR-Immersive, una start-up que lleva desarrollando aplicaciones desde hace dos años orientadas a diversas líneas de negocio, desde la creación de contenido en formato de realidad virtual, visualizaciones de 360 grados o paseos virtuales e investigación y desarrollo de diferentes aplicaciones para sectores como el de la rehabilitación.

¿Cómo hacer que la experiencia de buscar sea aún más veraz y evitar desilusión o agotamiento? Los impulsores de la idea defienden que la vista global de un inmueble a través de la realidad virtual ‘ofrece al cliente la sensación de estar allí’. Lo cierto es que a la hora de adquirir viviendas cuya construcción no ha comenzado, resulta complicado imaginarse los planos, donde sólo existen imágenes en dos dimensiones o, como mucho, vídeos ilustrativos.

Por eso, la tecnología 3D permite pasear virtualmente por la futura vivienda y conocer los detalles de la misma. “Es posible apreciar tamaños relativos, cambiar texturas, colores y materiales y, si la vivienda dispone de atractivos -como una vista sobre la ciudad, el mar o la montaña- resulta factible recrearlo con una animación en 3D con fotos reales“, detalla Supancic. “Todo ello“, prosigue en el artículo, “suscita emociones que facilitan la toma de decisión del cliente“.

La tecnología empleada para las situaciones de compraventa de viviendas permite ‘dos opciones de inmersión: desde una oficina inmobiliaria o desde casa. En el primer caso, se le facilita al cliente unas gafas de realidad virtual y éste descubre la vivienda -con imágenes hiperreales, en alta definición y a 360 grados-, mientras el agente inmobiliario le guía a través de la propiedad mostrándole las características de la misma’.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *