El stock de vivienda deja de ser un problema en 36 provincias

pisos madrid

El stock de vivienda deja de ser un problema en 36 provincias, al menos es lo que muestra un artículo de Cinco Días en el que su autora, Raquel Díaz, revela nuevos datos que refuerzan que la mejora de la coyuntura inmobiliaria ‘suma y sigue’. En concreto, uno de los más interesantes y complejos de resolver: el stock inmobiliario.

Según la periodista, el aumento en las ventas de viviendas continúa drenando el stock de casas nuevas en venta, aunque quizás a un ritmo más lento del que cabría esperar. Los datos que sirven para llegar a esta conclusión nos llevan a la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco), que establece que al cierre del tercer trimestre de 2015 el excedente en venta sumaba un total de 507.477 casas, un 5,14% menos que a finales de 2014.

Si bien es cierto que esta cifra es, cuanto menos, insuficiente como para reforzar esta teoría, lo cierto es que respecto al máximo alcanzado en 2009 (cuando ascendió a 687.953 inmuebles) el stock ha disminuido un 26,2% en seis años. No obstante, en el mercado inmobiliario lo que cuenta son los análisis por territorios, ya que mientras en unas provincias el incremento de las transacciones refleja cifras de dos dígitos desde hace meses, en otras, ‘la actividad permanece todavía bastante lánguida’.

Precisamente, es uno de los factores que explica cómo en la actualidad si se analizan esos datos de stock por provincias, se puede comprobar que existen ya 36 cuyo excedente se sitúa por debajo de las 1.500 casas por cada 100.000 habitantes, un nivel considerado por los expertos como asumible para el sector. Entre ellas se encuentran Madrid, Barcelona y Valencia, los tres grandes núcleos de población y actividad del país, pero también lideran la clasificación las tres provincias vascas, Navarra, donde, por ejemplo, no existe ya apenas excedente, las cuatro gallegas, y el resto de las zonas bañadas por el Cantábrico.

Donde, por el contrario, existe sobreoferta de pisos a estrenar es en tres de las cinco provincias limítrofes con Madrid: Toledo, Ávila y Cuenca. No tan cerca de la gran urbe, pero también influida por la vorágine constructora, Ciudad Real aparece como una de las provincias con más stock, al mismo nivel que Teruel o Lérida. Sin embargo, ninguna provincia se acerca siquiera a la situación que padece Castellón que, con 4.650 viviendas por 100.000 habitantes lidera el ranking elaborado por la patronal de los fabricantes de materiales de construcción.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *