Nuestros jóvenes siguen sin poder irse de casa…

jovenes sin irse de casa

Y no lo decimos nosotros. Lo dice el informe Observatorio de Emancipación que ha presentado el Consejo de la Juventud de España y que pone de relieve que la población joven española no consigue ‘salir’ de casa de sus padres. Sólo un 21% de los menores de 30 años ha encontrado la forma de emanciparse y los que sí lo han conseguido no han podido hacerlo solos. De hecho, únicamente un 16% de los emancipados en esta franja de edad han podido irse sin necesidad de contar con un compañero o compañera.

El responsable del área económica del Consejo de Juventud de España, Víctor Reloba, lo ilustraba bien con sus palabras: “España no es país para jóvenes“. Lo cierto es que, más allá de las duras condiciones que exige el mercado de la vivienda, la mitad de las personas menores de 25 años está en paro, mientras que los menores de 30 que han tenido la suerte de encontrar trabajo tienen que lidiar con contratos temporales, de los cuales un 44,9% duran menos de un año.

Es por este motivo que la no emancipación de nuestros jóvenes evidencia que la juventud española es el colectivo que más riesgo de pobreza tiene en la actualidad según Reloba. El 64% de la población juvenil no trabaja y el 60% de los que sí lo hace no llegan a cobrar los 1.000 euros al mes, por lo que “más de un tercio de la población juvenil está en riesgo de exclusión social“.

¿Por qué para un joven hoy tener un trabajo ya no es una garantía de inclusión en el estado de bienestar? Por una razón sencilla: un joven que tuviera que cargar con los gastos de adquirir una vivienda en propiedad tendría que destinar más del 58% de su salario a ella. Tendrían que disponer de un ahorro previo cuatro veces superior a su salario anual para poder ser un “cliente solvente”. O eso o cobrar el doble de su sueldo actual, lo que, según el mercado laboral, es un imposible.

Cataluña, la Comunidad Valenciana, Madrid y La Rioja son las comunidades autónomas que más caídas han sufrido en la emancipación de los jóvenes. Mientras que Asturias, Cantabria y Extremadura son las tres únicas en las que se ha reducido la cantidad de menores de 30 años que siguen viviendo en casa de sus padres.

Desde donpiso esperamos que la situación puede revertirse para asegurar un equilibrio óptimo y real del mercado inmobiliario que pondrá de relieve a su vez que el mercado laboral ha mejorado sus condiciones para los más jóvenes.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *