Sencillos consejos para reducir el consumo eléctrico del hogar en verano

family-home-with-pv

El cambio climático es uno de los principales desafíos a los que la sociedad se enfrenta. A pesar de los intentos para mitigar el efecto invernadero y reducir el uso de los combustibles fósiles, aún hay mucho trabajo por hacer. Afortunadamente, algunas de estas medidas se han visto favorecidas por la creciente concienciación de la población en busca de la protección del planeta. Sin embargo, el consumo de energía en nuestros hogares parece no detenerse. Es por eso, que en este artículo te presentamos algunos de los mejores consejos para ahorrar energía en el hogar en los meses de verano. Cambiando algunos hábitos cotidianos podremos ahorrar grandes cantidades de energía y mejorar la eficiencia energética del hogar.

Cocina
La cocina es un espacio lleno de electrodomésticos y otros aparatos electrónicos. La nevera es el electrodoméstico que más consume en la cocina y supone cerca del 20% de la factura. Para evitar el desperdicio energético lo ideal es descongelarlo periódicamente para su óptimo funcionamiento y situar la temperatura del termostato en los 5 grados para la nevera y -18 para el congelador. Para lavar los platos, son recomendables los lavavajillas biotérmicos, que permiten reducir hasta en un 25% el tiempo de lavadora y de energía.

Aire acondicionado
La refrigeración del hogar durante el verano puede implicar hasta el 40% del uso de la energía del hogar, lo que lo convierte en uno de los mayores consumidores de energía del mismo. Los ventiladores son la opción de enfriamiento que comporta un menor desperdicio de energía. Una casa bien diseñada y con elementos de calidad, como ventanas de doble cristal, así como una óptima ventilación de las estancias, permitirán regular la temperatura y mantenerla según nuestra necesidad.

Baño
Rara vez utilizaremos agua caliente durante la estación de verano, mientras que la caldera en invierno puede suponer hasta un 26% del consumo total del hogar. Lo ideal es ducharse en lugar de tomar baños, ya que esto permite ahorrar una gran cantidad de agua y energía. También, hay que evitar los desgoteos y las fugas de agua, que pueden implicar un gran desperdicio a fin de mes.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *