¿Qué impuestos debes asumir en el caso de poseer una segunda vivienda?

Es conveniente conocer todos los gastos que una segunda casa puede suponer. Ya sea para disfrutarla en período de vacaciones o porque se va a rentabilizar a través del alquiler, es importante tener en mente todos los costes adicionales que hay que sumar en el momento de adquirir una segunda vivienda. En primer lugar, si vivienda es de obra nueva, el comprador deberá abonar el pago del IVA, que está sujeto a un tipo del 10%. En el caso de tratarse de una vivienda de segunda mano, deberá abonarse el impuesto de transmisiones patrimoniales onerosas, que es variable según la comunidad autónoma donde se encuentre y que puede llegar a alcanzar el 9%.

A estas tasas hay que añadirle los gastos de notario que se mueven en torno los 400 euros en el caso de un piso de 250.000 euros; y los gastos registrales, que pueden alcanzar otros 300 euros. En el caso de realizar la compra a través de una hipoteca, estos gastos los asumirá el banco. Por otro lado, es posible que, si la compra se realiza a través de una inmobiliaria, deban abonarse cierta cantidad como honorarios, que pueden variar entre el 2% i el 4% del precio de la vivienda. Además, anualmente el propietario deberá abonar el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI), cuyo importe es variable según el municipio, pero que se sitúa en los 315 euros de media en España. Cabe añadir, que en algunos casos esta tasa puede ser superior respecto a la cantidad abonada para la primera vivienda, ya que ciertos ayuntamientos bonifican el impuesto para la residencia habitual.

No hay que olvidar los gastos de comunidad que, tras las modificaciones de la Ley de Propiedad Horizontal en marzo, pueden elevarse hasta un 20% para aquel propietario que decida alquilar su vivienda con fines turísticos y si la comunidad de vecinos lo decide por mayoría cualificada. Además, hay que añadir los gastos de suministro como el agua, la electricidad o el gas, y los de gestión del alquiler, en el caso que optemos por esta opción. Por último, es conveniente tener en cuenta como tributa la segunda vivienda en el IRPF, y en su caso, la renta por alquiler percibida, ya que provocará variaciones en el momento de realizar la declaración de la renta.

Entradas relacionadas

Descubre todo lo que necesitas saber sobre este impuesto y cómo puede afectar tus transacciones inmobiliarias….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *