El comprador de una vivienda tiene 30 años y un presupuesto medio de unos 225.000 euros

compra de pisos

El sector del alquiler siempre se ha relacionado con personas de un perfil joven, independiente y que no quiere anclarse en un solo sitio durante mucho tiempo. Pero, habitualmente, llega un momento en el que un porcentaje alto de la población opta por adquirir una vivienda, pasar a ser propietario. En ese sentido, y a partir de las conclusiones del estudio de ST Sociedad de Tasación y Planner Exhibitions, tras el análisis de los visitantes de la feria SIMA, el perfil del comprador de un inmueble en este 2016 es el de un joven de entre 25 y 35 años, motivado por su intención de dejar el alquiler y pasarse a la propiedad con un presupuesto de entre 150.000 y 300.000 euros.

Tanto es así que el 43,5% de los visitantes de la feria SIMA estaría interesado en comprar un piso en cuanto encuentre uno que reúna las condiciones adecuadas y se adapte a su capacidad presupuestaria. Este porcentaje es 8,5 puntos superior al de 2015. Considerando el número total de asistentes al salón inmobiliario, los jóvenes de entre 25 y 35 años representan un 40% del total, por el 62% que representaban entre 2009 y 2011. En su lugar ha aumentado el número de compradores de entre 36 y 45 años (36%), que suben casi siete puntos porcentuales con respecto al año pasado. Mientras, aquellos de más de 45 años representan un 22,2% del total, siete puntos menos que el año pasado.

También se detecta un cambio de actitud en los asistentes, conscientes de que el mercado inmobiliario presenta cada día más y mejores oportunidades. El potencial comprador de este año se muestra más confiado en el futuro, está más abierto a la posibilidad de comprar y cuenta con más fondos financieros para hacerlo. En este sentido, son menos aquellos que tienen un presupuesto de 150.000 euros (un 20,3%) y los que lo tienen de entre 150.000 y 300.000 euros (52,8%), pero suben 4,5 puntos aquellos que tienen un presupuesto de más de 300.000 euros (27,1%).

Si hablamos de las motivaciones que llevan al potencial comprador a querer comprar un piso, las tres principales son, por este orden, cambiar de alquiler a propiedad (34,8%), cambiar a un piso mejor (34,2%) y formar un nuevo hogar (16,9%). Es de destacar que ésta última era la principal motivación durante la crisis inmobiliaria (44,3% en 2009).

Por último, si hablamos de los principales impedimentos que detectan los potenciales compradores para adquirir una nueva vivienda, precio y financiación siguen siendo los protagonistas. El precio pierde nueve puntos porcentuales respecto a 2015 pero sigue siendo el principal inconveniente para el 56,4% de los encuestados. La financiación aumenta 2,8 puntos porcentuales y es el principal problema para un 12,5% de los encuestados.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *