La morosidad en los préstamos de vivienda desciende en un 3,5% en el segundo trimestre.

morosos de prestamos de viviendas

¿Sabías que los españoles debemos cada día menos dinero a las entidades bancarias cuando compramos un piso? Más allá de la sensación de optimismo generalizado en la sociedad española, lo cierto es que así lo demuestran los datos publicados por el Banco de España acerca de la morosidad de los hogares en los préstamos para la adquisición de vivienda, la cual se fijó en el 4,65% el segundo trimestre del 2016. La cifra es casi 6 décimas inferior a la registrada en el 2015, que se situó en el 5,2% en el mismo período, según el organismo regulador.

Si ponemos cantidades a los préstamos a las familias, la cantidad de la que hablamos es de hasta 523.595 millones de euros a finales de junio, lo que supone 18.940 millones menos que un año antes, un descenso del 3,5%. Del total de los préstamos para vivienda, 24.535 millones de euros eran dudosos, es decir, el 4,68%. Eso significa que el crédito o préstamo ha superado los tres meses de irregularidad. Una vez transcurrido ese período, los intereses por morosidad empiezan a acumularse, lo que supondrá que saldar la cuota se vuelva cada día más difícil. En 2015 la cantidad de préstamos dudosos era de 28.216 millones hasta junio, 3.681 millones más.

Si se compara el primer trimestre del año con el segundo, el análisis demuestra que la morosidad se ha moderado levemente con respecto al primer trimestre de 2016, pues entonces la tasa era del 4,78%. El crédito para la adquisición de vivienda arranca 2016 a la baja, después de acumular en 2015 cinco años seguidos de moderación. Desde el ejercicio de 2010, último año en que se registró un incremento del crédito, el valor de los préstamos para adquirir una vivienda ha descendido en un 16%, al pasar de 632.449 a los 531.256 millones del cierre de 2015, algo normal por la difícil situación que han pasado durante los últimos años tanto familias como entidades financieras.

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *