El perfil del comprador en España

Comprar una vivienda es uno de los objetivos vitales de la mayoría de los españoles. Y es que España es un país tradicionalmente de propietarios, razón por la que una gran parte de la demanda aspira a adquirir una propiedad inmobiliaria. De esta forma, las familias buscan asegurar su patrimonio, hacer tangibles sus ahorros e invertirlos en un activo inmobiliario que va a mantener su valor con el paso de los años.

De hecho, muchos compradores de una vivienda en los años 80 y 90 del siglo pasado son propietarios hoy de un inmueble cuyo valor de mercado puede llegar a ser de hasta diez veces más elevado que entonces. Eso sí, el precio de la vida también ha aumentado exponencialmente desde que España abandonara la peseta, adoptara el uso del euro y entrara en la Unión Económica Europea.

Si entramos en el detalle, las cifras evidencian este deseo de posesión de una vivienda, pese a que el alquiler ha ganado algo de protagonismo últimamente. Y es que, si bien el porcentaje de propietarios de vivienda en España se ha reducido cerca de 5 puntos en la última década, el 75,1% de la población sigue viviendo en régimen de propiedad, según los datos de Eurostat. Así pues, en nuestro país el porcentaje de propietarios de una vivienda sigue por encima de la media europea, que se situó en el 69,7% en 2020.

¿Cómo es el comprador de una vivienda en España?

Si analizamos al detalle la demanda para la compra de residencias en España, percibimos una gran variedad. El perfil del comprador de viviendas es muy heterogéneo: desde una pareja de jóvenes a una familia numerosa, pasando por un fondo de inversión o una particular que decide comprar con el dinero de una herencia, hasta un extranjero que viene a trabajar por una temporada y al final se acaba enamorando de nuestro país y decide quedarse a vivir.

No obstante, y si bien son muchos los motivos por los que adquirir una vivienda y muy variados los potenciales compradores, desde donpiso podemos establecer las características habituales de nuestros clientes que deciden convertirse en propietarios. Así pues, estamos hablando de personas de una edad media alrededor de los 35 años, con estudios universitarios, contrato indefinido, un sueldo bruto anual de entre 30.000 y 40.000 euros, que compra la vivienda como primera residencia y que necesita financiación hipotecaria para llevar a cabo la operación.

Si buscas tu vivienda ideal y al mejor precio, podemos ayudarte. Contacta con nosotros

Entradas relacionadas

En el post de hoy exploraremos el mundo de las franquicias y descubriremos si realmente existen opciones rentables….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *