¿Sabías que cuatro ciudades españolas están entre las 100 con los costes de construcción más elevados del mundo?

El sector de la construcción española vive en estos momentos un inesperado escenario agridulce. Por un lado, ha conseguido salir con fuerza de la crisis del coronavirus, cuyo impacto en su industria fue muy notable. Por otro, la inflación y la guerra de Ucrania están provocando una subida generalizada de precios, lo que a su vez encarece el coste de los materiales de construcción. En estos momentos, este sector está “entre la espada y la pared”, pues el incremento de los costes de construcción debe repercutir directamente en los precios de venta para que las empresas constructoras puedan seguir obteniendo el margen de beneficio necesario para su funcionamiento sostenible.

Sobre este tema en cuestión, interesante es el reciente informe ‘International Construction Costs’ (ICC), publicado por Arcadis, en el que se puede observar cómo Barcelona, Madrid, Málaga y Valencia han entrado en el ranking de las 100 ciudades con los costes de construcción más elevados del mundo. Si bien no ocupan puestos de la cabeza, es destacable que hasta cuatro ciudades de nuestro país entren en esta clasificación que lideran Londres, Ginebra y Oslo. Por otra parte, las cinco ciudades más baratas se encuentran en Asia e India.

Así pues, Barcelona (73), Madrid (75), Málaga (76) y Valencia (78) aparecen al mismo nivel que las dos principales localidades de Portugal: Lisboa, que se sitúa en el puesto 72, y Oporto, en el 77. Tras Londres, Ginebra y Oslo, completan el ‘top 10’ otras que no sorprende ver en lo más alto de la lista como son Nueva York, Copenhague, San Francisco, Zúrich, Múnich, Hong Kong y Macao.

Arcadis, empresa especializada en diseño sostenible, ingeniería y consultoría para activos naturales y construidos, señala que existen diversos factores a tener en cuenta como el aumento de los costes de energía, la escasez de materiales y la disponibilidad de mano de obra, junto con una alta demanda específica del sector (residencial e industrial), la que hace que los mercados de América del Norte y muchas ciudades europeas, incluidas las ciudades españolas y portuguesas, registren aumentos de costes de dos dígitos.

Entradas relacionadas

Abordaremos las las claves y respuestas sobre la pregunta “¿qué pasa si vendo mi casa y no quiero comprar otra?”….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *