Suben los precios del aparcamiento en Madrid Central

El pasado sábado el Ayuntamiento de Madrid empezó a multar los vehículos que circulan de manera irregular en el entorno de Madrid Central. Desde su puesta en marcha el 30 de noviembre, hasta 14.000 conductores han recibido notificaciones por infracciones, aunque las sanciones no fueran aplicadas. Además, durante estos cuatro meses el precio de las plazas de garaje se ha disparado, aprovechando las limitaciones de aparcamiento en la vía pública. Desde la entrada en funcionamiento del proyecto, solo los residentes o los propietarios o arrendatarios de plazas de garajes pueden acceder al área.

De esta manera los propietarios han aprovechado para subir los precios como mínimo un 20% y un 30% por las restricciones impuestas al tráfico. Una plaza de aparcamiento que costara 20.000 euros puede costar ahora 25.000, y las de 40.000, pueden haber subido hasta los 45.000 o los 48.000 euros. El precio medio de las plazas de aparcamiento en Madrid Central rondaría los 52.000 euros.

Una de las alternativas de inversión más atractivas para los pequeños ahorradores es la compra de una plaza de garaje para alquilarla posteriormente. Por eso, cada vez más particulares deciden invertir en plazas de aparcamiento ya que el mercado de la vivienda mueve unos precios más altos. Además, esta inversión no suele necesitar financiación o no supone un gran desembolso económicos. La rentabilidad es otro factor interesante para los inversores, la cual se sitúa a nivel nacional en 2018 en el 6,2%. Según varios estudios el rendimiento de la inversión en Barcelona se movía en torno al 3,7% y en Madrid en el 3,4%. Para este año, se estima que la rentabilidad media en España se sitúe en el 7,6%, en Barcelona subiría hasta el 6,7% y hasta el 5,8% en Madrid.

La regulación de los pisos vacíos en España

Con la intención de acabar con la escasez de oferta de vivienda asequible en las principales ciudades de España, el pasado 6 de marzo entró en vigor el decreto de alquileres propuesto por el Gobierno. Para incentivar el mercado del alquiler, una de las principales medidas de esta resolución contempla que los Ayuntamientos puedan cobrar hasta un 50% más de IBI a los pisos vacíos. De esta forma se precisan las condiciones con las que las administraciones podrán aplicar este recargo en aquellos inmuebles desocupados de carácter permanente. Es decir, aquellos que permanezcan desocupados de acuerdo con lo que se establece en la correspondiente normativa sectorial de vivienda, autonómica o estatal. Solo podrán aplicar ese recargo los Ayuntamientos de aquellas comunidades que hayan abordado esta cuestión en sus normativas autonómicas.

Mientras la Comunidad de Madrid todavía no ha definido el concepto de piso desocupado, en la normativa de Catalunya, País Vasco, Andalucía, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana, Navarra y Extremadura si se ha abordado la desocupación. De hecho, en Barcelona ya se ha expedientado a algunos propietarios bajo la ley autonómica de vivienda. Sin embargo, es difícil conocer la cifra real de cuántas viviendas vacías hay en España. Según el último censo del Instituto Nacional de Estadística (INE) que se llevó a cabo en 2011, se computaron en total 25 millones de viviendas, de las cuales 3,4 millones están desocupadas y de estas, 2,9 millones se encuentran en buen estado.

De hecho, las Comunidades Autónomas afrontan el problema de forma distinta, ya que ni siquiera la terminología coincide. Mientras que la mayoría utiliza el término “vivienda deshabitada”, otras comunidades como Baleares o Aragón usan el concepto “vivienda desocupada” y en Cataluña, “vivienda vacía”. En los que si existe coincidencia es el tiempo mínimo que debe pasar para sancionar a los propietarios de los inmuebles que no están habitados que mayoritariamente es de 2 años. Aunque hay comunidades como Canarias, Navarra o Extremadura que lo rebajan hasta los 6 meses.

¿Cómo elegir el mejor suelo para tu hogar?

Cuando planeamos una reforma o diseñamos la construcción de una casa de obra nueva, uno de los aspectos más controvertidos suele ser la elección del suelo. Existen muchos modelos y estilos que, sino prestamos mucha atención, pueden resultar en una elección inconveniente. Renovar el piso no es algo que se haga de forma habitual ni de manera sencilla. Es importante pensar bien el estilo, la imagen y la personalidad que quieres que transmita tu casa. En este artículo trataremos de darte las mejores claves para que puedas planificar la renovación de tu suelo de forma satisfactoria y lograr unos resultados fantásticos.

Piensa en la resistencia
Uno de los principales aspectos más allá de la imagen que quieres transmitir es qué resistencia quieres que tenga el piso para que dure el máximo tiempo posible. Por eso, es importante que valores cuanto transito tendrá la estancia en concreto donde quieres instalar el piso y que tipo de actividades se desarrollarán.

No olvides pensar también en las condiciones de temperatura y humedad, ya que estas pueden acabar afectando la calidad del suelo con el tiempo. Las baldosas, por ejemplo, aunque son algo difíciles de instalar, son perfectas para resistir en estancias de mucha actividad, duran muchos años y son sencillas de limpiar. El parqué en cambio sufre un desgaste mucho más rápido por lo que será mejor para habitaciones menos concurridas.

Adapta los materiales
Existe una gran variedad de materiales que nos permitirán renovar nuestro suelo. Por eso, trata de adaptar el tipo de material que eliges en cada estancia en concreto. No tienes porque elegir los mismos materiales para cada rincón. El tipo de madera que elijas para tu habitación no tiene por qué ser idéntica a la de tu salón. En el dormitorio es preferible elegir un suelo lo más cómodo y cálido posible. En el salón en cambio, al ser un espacio tan concurrido, puedes elegir un tipo de madera que no ofrezca tanta comodidad, pero tenga una mayor resistencia. En la cocina, el mármol es una de las mejores opciones, porque es un material cargado de fuerza y elegancia que perdurará fácilmente en el tiempo sin sufrir desgaste.

 

Almacenamiento innovador para el dormitorio

Hoy en día, una de las grandes dificultades que padecen la mayoría de hogares es la falta de espacio. Especialmente en las ciudades donde cada vez se concentra un mayor número de personas y las viviendas tienen un diseño cada vez más pequeño.

Sin embargo, un hogar pequeño puede estar mucho mejor aprovechado que uno con el doble de tamaño disponible. Se trata de aprovechar cada espacio y saber sacar el máximo provecho de cada rincón. Todo depende de la imaginación y la capacidad organizativa de cada uno. Este artículo te presentará algunas ideas innovadoras y diferentes que te permitirán logar un almacenamiento eficaz en tu dormitorio de una manera sencilla y económica.

Cabecero de cama con almacenaje
Algunos de cabeceros de cama más modernos ya han sido diseñados con el objetivo de reducir el problema de la falta de espacio de manera ordenada. Por eso, un cabecero de cama con compartimentos permite disponer de un mueble estético a la vez que funcional. Así podrás guardar de forma discreta y de manera accesible algunos libros, complementos u otros objetos.

Bolsillos secretos
Otra creativa manera de almacenar pequeños objetos es decorando la cama con algunos bolsillos. Así además de adornar la estructura de la cama disfrutarás de un almacenamiento adicional que será de fácil acceso. Si tu cortina es demasiado larga, puedes cortar la parte sobrante para hacer y coser algunos bolsillos que te permitirán guardar desde cepillos para el cabello, hasta un par de zapatillas de estar por casa. Las fundas de los cojines también son ideales para guardar pequeñas mantas o prendas de ropa que no necesites durante la temporada. Además de almacenamiento lograrás algunos cojines la mar de cómodos.

Aprovechar los techos
Si ya has aprovechado cada rincón de tu habitación para almacenar tus cosas, siempre puedes utilizar el techo sobre la cama para instalar algunos estantes extra. Así podrás guardar objetos de gran volumen y poco peso cuando no los necesites, como edredones, mantas o abrigos.

Los precios del alquiler en Madrid y Barcelona superan los máximos previos a la crisis

El precio del alquiler en ciudades como Madrid, Barcelona, Málaga, Salamanca, Las Palas o Palma de Mallorca ha superado los niveles máximos que se alcanzaron antes del estallido de la crisis. En 2018 Barcelona fue la primera ciudad española en rebasar los precios de 2007 y 2008, el cual en ese momento era de 14,97 euros el metro cuadrado, con unos precios 10 años más tarde de 16,26 euros el metro cuadrado. La siguiente ciudad en superar su precio máximo fue Salamanca, con un precio registrado en mayo del año pasado de 7,64 euros el metro cuadrado. Le siguen Las Palmas, que en junio superó los 8,69 euros el metro cuadrado, Madrid con un precio de 15,03 euros el metro cuadrado, Málaga con 8,63 euros y Palma de Mallorca con 10,82, que sobrepasaron en diciembre los registros previos a la crisis.

Algunos estudios aseguran que pronto se sumarán más municipios, como La Coruña, la cual se encuentra solo un 3,4% por debajo de su precio máximo, que fue de 7,42 euros el metro cuadrado y mes. El caso de Valencia es similar y se encuentra solo un 4,5% por debajo del precio que se registró en el mes de enero de 2008, con un precio de 8,83 euros el metro cuadrado y mes.

No obstante, las fuertes subidas en los alquileres de 2017 y 2018 parece que tienden hacia la moderación y la estabilización. Aún así, se siguen registrando algunas tensiones en las principales capitales españolas, los enclaves más turísticos y el extrarradio de las grandes ciudades. Sin embargo, otras cuatro comunidades ya han alcanzado los máximos del precio del alquiler que se registraron antes de la crisis. En este caso, Catalunya superó en enero de 2018 el precio máximo de mayo de 2007 llegando a los 12,88 euros el metro cuadrado y mes. Seguida de Baleares, que en mayo de 2018 anotó un nuevo máximo con 10,60 euros el metro cuadrado; Canarias superó los máximos en junio de 2018 y Madrid en diciembre del año pasado.

La inversión en locales comerciales logra las mejores cifras desde 2008

Las inversiones en locales comerciales a pie de calle han logrado alcanzar un nuevo máximo en el volumen de las transacciones con 1.700 millones de euros en 2018. Así, esta cifra supone un récord de inversión desde que hace 10 años empezara la crisis y supone un incremento del 70% en comparación con los resultados de 2017, hasta las 52 operaciones cerradas. La mayoría de las operaciones de inversión en locales se centraron en establecimientos de moda y sucursales bancarias de grandes compañías. Estas empresas buscan conservar sus locales estratégicos para poner en el mercado el resto de los establecimientos.

La atractiva oportunidad de inversión que ofrecen los locales a pie de calle ha producido una fuerte competitividad por parte de los postores, que cada vez pujan con mayor intensidad. Por eso, la cifra media de entrada en la inversión de locales comerciales fue de 15 millones, la cual se prevé que siga creciendo el próximo año. Los inversores son principalmente Socimis y otros grupos internacionales que buscan instalarse en los principales ejes de atracción de las ciudades, combinando estrategias “core” y “value-add”. Otras inversiones privadas o familiares se centran en activos con un coste entre 1 y 10 millones de euros, con una menor rentabilidad pero que les permiten preservar el valor de la inversión también con un menor riesgo.

El año pasado, en España se registraron 32 operaciones de centros comerciales, que supuso un volumen próximo a los 1.900 millones de euros, un 25% menos que en 2017. Además, también se cerró la compraventa de 7 parques comerciales con un volumen de 236 millones de euros. De esta manera, los centros comerciales lograron captar el 44% del capital, seguidos por los inmuebles situados en las principales calles de prestigio que registraron un 38% del capital. Así, las ciudades que más despiertan el interés de los inversores en locales comerciales fueron Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Marbella y Palma de Mallorca.

La disparidad de precios del alquiler de vivienda en España

El ciclo expansivo que vive el mercado inmobiliario en España está dejando, por un lado, un crecimiento general en el número de operaciones de compraventa, y por el otro, una subida de precios bastante heterogénea, en función del mercado laboral, localización y de las características del inmueble. De esta manera, alquilar un piso de 100 metros cuadrados en el centro de Talavera de la Reina, supone un coste de 615 euros al mes, unas seis veces menos que hacerlo en el Paseo de Gràcia de Barcelona, donde el alquiler de un piso de características se situaría en los 3.600 euros, unos 36 euros el metro cuadrado.

Los elevados precios del alquiler que se reflejan en algunas avenidas se explican por el elevado interés que despiertan para el turismo, los negocios y los comercios. Si el Paseo de Gràcia de Barcelona se sitúa como la calle más cara para alquilar de España, la madrileña calle Serrano estaría en segunda posición, con un precio de 35 euros el metro cuadrado, lo que supone un 8,7% más que en 2018. Le sigue en tercera posición el puerto deportivo de lujo de Marbella, Puerto Banús, con un precio de 22 euros el metro cuadrado; el centro de San Sebastián, 21,4 euros el metro cuadrado; la primera línea de playa de Las Canteras en las Palmas de Gran Canaria, 20 euros el metro cuadrado o el paseo Marítimo de Cádiz, por 18,5 euros el metro cuadrado. Se trata de algunos de los barrios más cotizados de algunas de las capitales más caras para el sector residencial y que además tienen una elevada demanda por parte de extranjeros.

Por otro lado, entre las ciudades que ofrecen los precios más económicos por el metro cuadrado de vivienda se encuentra en primer lugar el barrio de El Carrús en Elche, con un precio de 1,9€ el metro cuadrado; y el Barrio de Juan XXIII en Alicante, por 2 euros el metro cuadrado.

Los garajes una interesante alternativa de inversión

La recuperación que experimenta el sector inmobiliario sigue captando el interés de inversores nacionales y extranjeros por sus elevadas rentabilidades en un entorno de bajos tipos de interés. Sin embargo, la vivienda no es la única opción de inversión y, locales comerciales, oficinas y garajes se presentan como una alternativa con interesantes rentabilidades. Así, por menos de 17.500 euros es posible conseguir una plaza de garaje en Madrid, que con una rentabilidad del 5,8%, se podría alquilar por 83 euros al mes. En Barcelona, en cambio, el desembolso es algo mayor, pero por una media de 18.700 euros ofrecen una rentabilidad del 6,7% y es posible alquilarlos por 104 euros al mes.

Aunque es cierto que en comparación con otros activos inmobiliarios los garajes ofrecen menos rentabilidad, estos son una alternativa de inversión interesante, la adquisición de una plaza de garaje es más sencilla, no requiere de financiación y implican pocos gastos de mantenimiento. Por eso, puede resultar especialmente atractiva para aquellas personas que desean invertir un pequeño ahorro del que disponen sin hacer un gran esfuerzo en el desembolso, como en el caso de los locales, las oficinas o la vivienda.

A cierre del mes de febrero, Burgos (8%), Sevilla (7,7%), Murcia (7,5%) y Almería (7,5%), se sitúan como las capitales menos rentables de España en cuanto a garajes se refiere. En Burgos, con un precio medio de 8.099 para la compra de una plaza de garaje, que es de las más baratas del país, se puede obtener una renta mensual de 54 euros. El distrito más rentable de Madrid es Moncloa, con unos rendimientos del 7,2%, con una inversión inicial de 16.881 euros y que se puede alquilar por unos 102 euros mensuales, una de las rentas más caras de Madrid. Por otro lado, las plazas de garaje más caras se encuentran en el distrito de Salamanca con un precio medio de 28.924 euros y un alquiler de 119 euros al mes. Seguido por Chamberí, con 28.212 euros en venta y 111 euros en renta; Arganzuela, 25.391 euros.

La compraventa de viviendas se reduce un 0,2% en enero

La compraventa de viviendas cayó un 0,2% el pasado mes de enero con respecto al mismo mes del año 2018. Según los datos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), la cifra total se sitúa en las 47.645 operaciones. Los datos chocan con las cifras obtenidas el año pasado, cuando el alza anual en la venta de casas en el mes de enero fue del 24,3%. De esta manera se pone fin a nueve meses de incrementos anuales consecutivos, principalmente a por la caída del 2,6% en número de transacciones de compraventa de vivienda de segunda mano, que suponen 38.386 transacciones. Por el contrario, la vivienda de obra nueva, que representa el 19,4% del mercado, se incrementó un 11,2% interanual, hasta las 9.259 operaciones de compraventa. Respecto a las viviendas libres, que representan el 89,9% del volumen total de las operaciones, se redujeron un 0.9% las transacciones, mientras que las protegidas, solo el 10,1%, crecieron un 6,4%. De esta manera, en términos mensuales la compraventa de viviendas se incrementó un 40,8%, lo que supone el mayor repunte en enero desde el año 2015.

Así, el mes de enero fue negativo en la compraventa de casas para algunas regiones como Canarias, con una caída interanual del 22,4%, o las Baleares, un 13,7%. De la misma manera, las operaciones se desplomaron un 18% en un año en Asturias. A esta lista se suman Andalucía, con una caída del 1,6%; Madrid, con una reducción del 0,3% y Murcia del 8%. Por otro lado, Catalunya registró un crecimiento anual del 5,7%; Aragón, con un incremento del 16,9%; Galicia, del 17,5% y Extremadura, que registró la mejor cifra del mes, con un crecimiento del 36,9%.

La cifra total de fincas transmitidas, tanto urbanas como rústicas, el pasado mes de enero registró un incremento interanual del 10,6%, el crecimiento más alto desde el mes de abril del 2008. Según los datos publicados por el INE, la compraventa de fincas rústicas logró una cifra total de 14.055 operaciones, un 2%. Mientras que las fincas urbanas, incluyendo las viviendas, lograron una cifra total hasta las 84.316 operaciones, un incremento del 3,8%.

Consejos para decorar con cuadros

Los cuadros son uno de los elementos más importantes de la decoración interior de un hogar. Es habitual verlos en la mayoría de las casas porque aportan mucha personalidad, estilo y armonía a la decoración de forma sencilla. Se trata de elegir obras de arte que expresen y causen emociones a quienes los contemplen. Un cuadro puede pasar completamente desapercibido o por el contrario centrar toda la atención en un punto. Si eres un amante del arte y estás decidido a incluirlo en tu hogar, este artículo te dará algunos consejos para que elijas con éxito el mejor cuadro y consigas que capten toda la atención para provocar todo tipo de sensaciones.

Tamaño del cuadro
La elección del tamaño del cuadro es un aspecto importante para considerar. Una combinación de cuadros pequeños bien dispuestos será ideal para una casa con dimensiones reducidas. Por el contrario, en una sala con grandes paredes y techos altos la mejor opción será elegir un cuadro de gran tamaño que permita focalizar la atención de la decoración en ese punto. Lo ideal es buscar la proporcionalidad entre el tamaño de los cuadros y las dimensiones de las estancias donde vas a colocarlos.

Ubicación
Otro factor importante es el lugar donde se ubicará el cuadro. En el momento de elegir el mejor cuadro para una sala no deberías pensar solo en el espacio donde lo vas a colocar, sino en cómo encajará con el mobiliario, el color de las paredes, la iluminación y los otros elementos decorativos. Cada espacio es único, por eso deberías barajar bien todas las opciones y pensar que efecto estás buscando transmitir. La ubicación de un cuadro puede realzar o disimular determinados aspectos de una casa. Por ejemplo, un cuadro sobre un mueble dotará de una mayor personalidad al objeto y lo realzará con más intensidad.

Tipo de pintura y marco
La elección de un cuadro cuyos colores encajen con el estilo de la decoración es otro aspecto para considerar. Se trata de seleccionar pinturas que puedan integrarse con el entorno interior y aporten personalidad. Además de pensar en la pintura del cuadro, los marcos son otro aspecto para considerar ya que influyen fuertemente en la estética. Existen un sinfín de opciones según el material que están hechos, el tamaño, el grosor o el color. Lo ideal es que se equilibre con la pintura y con el espacio donde vas a colocarlo. Así, si prefieres una decoración sencilla o minimalista, elegirás un marco fino y con tonos suaves, o por el contrario si quieres realzar el cuadro lo ideal es elegir un marco grueso que centre toda la atención en ese punto.