Las agencias de calificación prevén un crecimiento del precio de la vivienda en España del 8,6%

Moody’s, la agencia de calificación que estudia los siete principales mercado inmobiliarios europeos, lo tiene muy claro: la vivienda en España va a subir. La agencia cifra en 8,6% la subida del precio de los inmuebles para el año 2020, basándose en el impacto de las tendencias demográficas sobre el mercado. Hay tres principales causas por las que el precio de la vivienda va a aumentar en los próximos tres años: los bajos intereses, la mejora de la economía y el aumento de la población activa joven.

El acceso de jóvenes profesionales a su primera vivienda está impulsando los precios, lo cuál unido al aumento de los salarios incrementará el precio medio de la vivienda en un 5,6% en 2018, reduciéndose hasta el 1,4% en 2020. La proporción de jóvenes españoles que actualmente tienen un puesto de trabajo se ha incrementado en un 8%, a pesar de que los niveles de desempleo juvenil en España siguen siendo de los más altos de la Unión Europea. Por esta razón, el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, junto a la Unión Europea, ha decidido incrementar en 837 millones de euros el presupuesto del programa de Garantía Juvenil. Este programa, que supera ya los 3.200 millones de euros, busca potenciar la competitividad y el protagonismo en el mercado laboral de este colectivo mediante programas de formación y bonificaciones para las empresas que contraten jóvenes.

Y es que agencias como Moody’s recuerdan que los ingresos medios de los jóvenes españoles siguen estando muy por debajo de los de sus homólogos europeos, especialmente de los franceses e italianos. Este es el principal obstáculo para los jóvenes a la hora de comprar su primer inmueble. Moodys también destaca en su informe que la demanda de vivienda nueva se ha reducido en favor del mercado de segunda mano, cifrando la reducción en un 40% en relación al año 2007.

 

La calle más cara de toda España está en Barcelona y se llama Portal del Ángel

La calle más cara de toda España sigue estando, por un año más, en Barcelona. Su cercanía con la Rambla de Catalunya, sus espaciosos locales y sus inmuebles de alto standing convierten a Portal del Ángel en la avenida con los precios más altos de todo el país. Aunque otras calles de Madrid y Barcelona han experimentado notables subidas de precios respecto al 2016, es la céntrica avenida barcelonesa la que ha logrado mantenerse en lo más alto del ranking nacional, pese a haber experimentado un crecimiento de solo el 1,8% en relación al año anterior.

Situada entre Plaza Catalunya y Porta Ferrisa, esta bulliciosa arteria comercial tiene el honor de aparecer en el puesto nº 14 del ranking mundial de calles con precios más elevados. Y es que si quisiéramos alquilar un local comercial en esta calle tendríamos que pagar hasta 3.360 € al mes por cada metro cuadrado. Una suma que empequeñece al compararla con otros precios de la lista como los 28.262 € que cuesta el metro cuadrado en la Quinta Avenida de Nueva York. En este informe, elaborado por la consultora internacional Cushman & Wakfield a partir de los precios de alquiler de las 451 calles más caras de 68 países, también aparecen otras ciudades españolas como Madrid, Málaga, Valencia, Sevilla, Bilbao, Palma de Mallorca y Zaragoza.

Los análisis destacan el auge del sector retail como la principal causa de los altos precios, lo cuál contribuye a aumentar la demanda de locales comerciales en estas zonas, además de consolidar el crecimiento económico a nivel nacional. Ciudades como Barcelona y Madrid compiten en este ranking, con 7 calles madrileñas en el listado final por otras 6 barcelonesas. La madrileña calle Preciados es la segunda más cara de España, seguida por el Paseo de Gracia de Barcelona y las calles Serrano y Gran Vía, ambas en Madrid. Este aumento de la demanda en relación a la oferta es un buen indicativo para el futuro, como indican los principales agentes del sector inmobiliario.

 

A final de año se habrán construido 75.000 nuevas viviendas en España

El sector de la construcción durante este año 2017 está siendo uno de los motores de la economía española. Y es que, según los cálculos del Ministerio de Fomento, a finales de 2017 el PIB nacional habrá aumentando un 1,89% impulsado por la construcción de más de 75.000 viviendas. Esta cifra supone un crecimiento del 15% respecto al año 2016 y del 50% respecto al año 2015. Las previsiones del Ministerio, unidas al aumento de 42.869 visados de obra nueva en lo que va de año, están contribuyendo a crear un clima de euforia en el sector. La tendencia actual de reformar y rehabilitar viviendas en los centros de las ciudades también está produciendo una dinamización que invita a muchos a ver el futuro con mayor optimismo.

Desde Fomento tampoco se olvidan del mercado del alquiler. Y es que 1 de cada 4 viviendas del mercado inmobiliario español está ocupada en régimen de alquiler. A pesar de todo, las cifras de este sector siguen estando por debajo de la media europea. Por eso desde el Ministerio se han anunciado una batería de medidas para fomentar el arrendamiento y eliminar el vacío y la inseguridad jurídica que aún se da en algunas administraciones. En este sentido, se van a destinar ayudas para la construcción de inmuebles destinados al arrendamiento e impulsar medidas que faciliten el acceso de los jóvenes a su primera vivienda.

Desde el sector se percibe que hay muchas señales que indican que el país está saliendo de una de las peores crisis de su historia reciente. Los expertos aseguran que la recuperación que se está produciendo en provincias como Málaga, Alicante o Baleares pronto se extenderá al resto del Estado. Para ello, el papel de los fondos de inversión desde el año 2013 ha sido fundamental para que a día de hoy se empiece a vislumbrar la luz al final del túnel.

El 75% de los madrileños cree que hacen falta más viviendas en la capital

Madrid necesita más casas. Esta es la conclusión de un estudio realizado por la AGV (Asociación de Gestoras de Viviendas), entidad encargada de analizar el mercado inmobiliario de Madrid y las necesidades de los compradores de vivienda. Del estudio se han extraído algunos datos llamativos y otros que no lo son tanto, como que el precio es el primer aspecto a tener en cuenta a la hora de adquirir una vivienda.

De esta manera, 3 de cada 4 madrileños afirma que comprar un piso es su opción favorita, siendo la compra de vivienda libre la elección principal de los mayores de 31 años de edad. Mientras tanto, los datos indican que los jóvenes no pueden acceder a propiedades con un valor a superior a 160.000 euros y sólo un 11% estaría dispuesto a invertir más de 300.000€ en una casa. El precio y la falta de ayudas vuelve a aparecer como la principal causa de las bajas cifras de compra de viviendas en la capital por parte de este segmento de la población.

El estudio arroja de forma muy nítida el perfil del comprador de vivienda en Madrid: entre 31 y 39 años y con un sueldo medio anual de 36.000€. Por eso, cuando se plantea si hay suficiente vivienda en Madrid, la gran mayoría de compradores que no se ajustan a este perfil responden que “no”. Además, casi la mitad de los encuestados coincide en que es necesaria mayor cantidad y variedad de vivienda en la capital y que ésta se ajuste a sus necesidades.

El estudio finalmente arroja un dato clave: son las mujeres y los menores de 30 años quienes muestran mayor interés por la vivienda de protección oficial (VPO), a pesar de que la mayoría considere demasiado complejas las gestiones de solicitud. Por eso son muchas las voces que consideran que la VPO ha de jugar un papel fundamental a la hora de permitir el acceso a la vivienda a muchos ciudadanos a los que a día de hoy les resulta complicado.

Los pisos en barrios céntricos de las ciudades españolas son lo más caros y los más antiguos

A menudo comentamos que el parque de viviendas español adolece cierta obsolescencia debido a que tampoco hay tanto suelo disponible como para seguir edificando pisos nuevos al ritmo en el que se hiciera en el pasado y porque muchos de los que ya están construidos vienen necesitando una reforma. No obstante, la antigüedad de los edificios residenciales no es un obstáculo para que sean los que mayor valor tienen para los compradores.

Y es que, según un informe elaborado por el portal pisos.com, los pisos con más de 50 años tienen un precio medio de 257.518 euros, los más caros de las ciudades españolas. Este dato supone un claro contraste con el resultado que se obtuvo en esta misma categoría en el estudio relativo al año 2016, cuando los que registraban un precio más elevado fueron los que tenían una antigüedad inferior a cinco años, con un precio medio de 217.423 euros. No obstante, el precio medio de los pisos de reciente edificación ha descendido un 19% en el último año, pues el precio medio de este tipo de viviendas en España es de 175.625 en la actualidad.

Así pues, los pisos de más de cinco décadas desde su construcción, que fueron los segundos más baratos en 2016 con un precio medio de 183.055 euros, hoy registran un aumento interanual del 41%. Mientras, los inmuebles con entre 30 y 50 años de antigüedad tienen hoy por hoy un coste medio de 201.393 euros, una cifra que supone un aumento más que notable teniendo en cuenta que se trató de la categoría de piso más barata en la edición de 2016 de este informe, con un precio medio de sólo 157.564 euros (-28%). Por último, cierran el ranking las viviendas que tienen entre 5 y 10 años, con un aumento interanual del 20% hasta los 222.251 euros.

La llegada del frío pone el ahorro de los hogares españoles en calefacción en el punto de mira

Con la llegada del otoño y del cambio de hora, la bajada de las temperaturas vuelve a ser uno de los protagonistas habituales de los meses de final de año y principios del siguiente en los hogares españoles. Como es lógico, con la llegada del frío también llega el aumento en el consumo de los sistemas de calefacción, uno de esos gastos que en estos meses tienen mayor peso en la economía de las familias. Y es que el gasto energético en las viviendas de nuestro país ha aumentado a un ritmo que es cinco veces más elevado al aumento gradual de la población española en las últimas dos décadas.

En este sentido, en un informe publicado por la consultora PwC se ha llevado a cabo un análisis del gasto medio anual en calefacción en España. Se ha hecho tomando como referencia un piso medio de 90 metros cuadrados de superficie y con un consumo medio de ocho megavatios al año. Así, según el estudio, la inversión media en calefacción con gas natural de los hogares españoles supone un gasto de 760 a 928 euros por familia al año, mientras que el gasto medio de calefacción eléctrica supone un desembolso de entre 1.960 y 2.170 euros anuales, más del doble.

Así, desde el sector afirman que las características de cada inmueble y la concienciación de las personas que lo habitan en reducir el consumo son elementos fundamentales para reducir ese gasto. Los factores más importantes para ello son contar con un aislamiento térmico adecuado en nuestro hogar, mantener una temperatura en el interior de la vivienda de 21oC (un aumento de tan sólo un grado puede elevar el consumo hasta en un 8%) o revisar la instalación (tanto la caldera como los emisores), una acción que nos puede permitir ahorrar hasta un 15% de energía en el caso de que no estuviera funcionando correctamente.

Alquilar un estudio amueblado en Madrid o Barcelona es la mitad de caro que en Londres

No es la primera vez que el sector del alquiler es analizado en estas mismas líneas o bien por el alto precios de los alquileres que se registra en las grandes ciudades y capitales españolas o bien por la necesidad de regular un mercado como es el alquiler turístico de viviendas, un fenómeno que está llevando a los propietarios a pedir cada días más por el alquiler de su vivienda a terceros. No obstante, esta vez no hablaremos de lo caro que resulta el alquiler en ciudades como Madrid o Barcelona sino que vamos a constatar que, pese a sus elevadas rentas, resultan ciudades “baratas” en comparación con otras capitales europeas como Londres, París o Berlín.

En este sentido, la plataforma especializada en alquileres de media y larga duración Spotahome ha publicado su primer estudio en relación a lo que cuesta arrendar un estudio amueblado en diez de las principales ciudades europeas. Así, según el informe, la capital británica es la ciudad con los estudios amueblados más caros a la hora de ser alquilados (70,5 euros por metro cuadrado). Le siguen otras ciudades como la capital francesa, París, en la que los espacios son más reducidos, o Berlín, que es la que presenta una mejor relación calidad-precio, pues su oferta para alquiler registra un elevado número de metros cuadrados por piso a menor renta mensual que en Londres o París.

Estos datos dejan a Madrid y Barcelona a una distancia considerable, hasta el punto de que es un 57% más barato alquilar un estudio amueblado allí que en Londres, con precios que se sitúan en los 30,94 euros por metros cuadrado (Madrid) y los 30,24 euros por metro cuadrado (Barcelona). En lo que respecta la superficie del piso, en la Ciudad Condal los estudios son un poco más amplios, con una media de 39 metros cuadrados por los 36 metros cuadrados de la capital de España.

La contratación de seguros de impago del alquiler ha aumentado un 25% este año

El mercado del alquiler en España lleva muchos meses consecutivos registrando una evolución al alza, lo que tiene influencia directa en muchos otros sectores de la economía española como el de los seguros. Y es que el seguro de impago de alquiler ha visto incrementada su contratación en un 25% este año, un aumento que responde al hecho de que cada día se firman más contratos de alquiler. Además, cada día son más numerosos los propietarios que optan por contratar este tipo de servicio para estar más tranquilos y no padecer las consecuencias de cruzarse con un eventual inquilino moroso.

No obstante, en España existen 3,36 millones de viviendas en alquiler, lo que significa que sólo un 20% de los españoles prefiere el alquiler por un 67% que prefiere ser propietario de su propia vivienda. De hecho hay otro 9% de españoles que viven de alquiler que reconoce que querría comprar una vivienda. Son datos ofrecidos en un estudio elaborado por la Mutua de Propietarios. Así pues, según el informe, cada año se llevan a cabo hasta medio millón de operaciones de alquiler en las que, debido a la existencia de un seguro de impago del alquiler de por medio, se minimizan los riesgos.

¿Y cuánto incrementa la renta mensual el tener un seguro de estas características contratado? La compañía asegura que para un alquiler tipo de 615 euros mensuales, el coste anual del seguro es de 315 euros, un poco más de 26 euros al mes. Por tipo de cobertura, la que más demanda registra es la que tiene una duración de 12 meses con un 80% del total de contrataciones, seguida de la de 6 y 9 meses. Y es que, en caso de impago el seguro facilita el cobro de la renta desde el segundo mes y cubre la defensa jurídica para poder recuperar el piso en el caso de que existieran desperfectos vandálicos hasta una cobertura de 6.000 euros.

El precio medio de la vivienda aumentó un 6,8% en el tercer trimestre

Si hace unos días indicábamos en estas mismas líneas que la cantidad de compraventas de viviendas que se vienen registrando durante los últimos años es una de las principales muestras de la buena salud del mercado inmobiliario español, otra de esas muestras es el comportamiento del precio medio de los pisos en España. La recuperación del valor de la vivienda respecto a la caída que experimentó a partir de la crisis económica de 2008 es un buen síntoma de la recuperación económica global que estamos viviendo.

En este sentido, el precio medio de la vivienda registró una subida interanual del 6,8% en el tercer trimestre del año en curso, según la Estadística Registral Inmobiliaria que ha hecho pública el Colegio de Registradores de España. Así pues, este dato apuntala aún más la subida sostenida de los precios que se viene observando, especialmente en las capitales y grandes ciudades españolas. Además, en comparativa intertrimestral del tercer trimestre respecto al segundo (periodo julio-septiembre sobre el de abril-junio) el precio de la vivienda escaló otro 2%. No obstante, la evolución al alza del precio de los inmuebles entre el sexto y el noveno mes del año no evita que todavía exista una caída acumulada del 22,4% en el precio medio de los pisos respecto a los máximos alcanzados en el año 2007, año más representativo del boom inmobiliario vivido en nuestro país.

Por otra parte, según el Colegio de Registradores, entre julio y septiembre se inscribieron en los registros de la propiedad hasta 119.156 compraventas de vivienda, un 15,6% más que en el mismo periodo del año pasado, el resultado más alto desde el 2011. De esta forma, en los últimos doce meses se han inscrito un total de 445.725 operaciones, el dato más alto de los últimos seis años, con una subida interanual del 13% respecto a los 12 meses anteriores.

Más del 40% de los hogares españoles desconoce qué tarifa eléctrica tiene contratada

El consumo eléctrico de los hogares es uno de los mayores gastos de energía que se producen en cualquier país del mundo. Las medidas sobre eficiencia energética van cada día más en la línea de generar hábitos de consumo diarios que fomenten el ahorro en los hogares y de construir una conciencia social que permita un gasto sostenible a largo plazo. En este sentido, resulta curioso que cuatro de cada diez hogares en España (el 41%, concretamente) aún desconozca qué tipo de tarifa eléctrica tiene contratada en casa. Son los datos obtenidos en el Panel de Hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en el análisis del segundo trimestre de 2017.

Así pues, hasta un 41% de los hogares reconocen no saber qué tipo de tarifa tiene contratada, mientras que un 25,2% indica que tiene tarifación por horas, dos puntos porcentuales más que a finales del año pasado. Además, el 24% de los hogares no sabe qué potencia tiene contratada. En esta línea, más alto es todavía el porcentaje de los que no saben si su suministro de electricidad o de gas natural está dentro de un mercado regulado o libre, pues este porcentaje de los encuestados llega al 70%. Además, entrando en detalle según los servicios contratados, un 39,7% de los hogares cuenta con un servicio de electricidad y gas natural, un 23,1% de electricidad y butano y un 19,8% sólo de electricidad.

En cuanto a las compañías con las que se contrata el servicio, un 52% de los hogares encuestados afirmar contratar el gas y la electricidad con la misma empresa debido a que pueden aprovecharse de mejores precios y de la comodidad que pueda suponer contar con el mismo suministrador energético. Gas Natural lidera el mercado con un 40,2% del total de clientes domésticos con luz y gas en la misma compañía. Le siguen Endesa (23,9%) e Iberdrola (21,1%).