Así son las casas fabricadas en impresora 3D

casas fabricadas en impresora 3d

Hace quince años, nadie se hubiera imaginado que hoy podríamos hacer una videollamada internacional por teléfono o que la Realidad Virtual te permitiera ver tu nuevo piso, aún sin construir. Menos aún creeríamos que podríamos vivir en una casa construida por una impresora 3D. Pero en 2004, había quien ya creía en ello. El profesor universitario Behrokh Khoshnevis fue la primera persona que desarrolló una tecnología capaz de levantar una casa en 3D. Al muro de hormigón por el que comenzó a testar la impresora le han seguido cabañas, mansiones y hasta edificios de cinco plantas.

 

¿Quieres saber exactamente cómo son las casas construidas por un robot y una impresora? ¿Hay viviendas fabricadas en 3D en España? ¿Cuánto cuestan? En este artículo te contamos todos los detalles de este nuevo modelo de construcción.

 

Índice de contenidos

¿Qué es una impresora 3D para viviendas?

Una impresora 3D para viviendas consiste en una gran herramienta capaz de construir casas en 3D. En el sector de la construcción se están utilizando ya varios tipos de máquinas, polares, impresoras montadas en un pórtico y robots móviles. Todas ellas son capaces de construir estructuras habitables a través de la impresión de capas de hormigón que se generan previamente en un modelo 3D.

Gracias a las impresoras 3D para construir casas, el coste de la construcción de una vivienda se reducirá un 25% en los próximos cinco años, y hasta un 40% de aquí a 2035. Además, la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías relacionadas con este modelo de edificación se prevé que abarate aún más este tipo de casas, en tanto en cuanto el real estate vaya apostando en mayor medida por la impresión en 3D.

maxresdefault

Materiales de impresora 3D para casas

El hormigón predomina como material más utilizado en la impresión de casas en 3D. El primer método conocido en este campo fue el Contour Crofting, por el cual se logra extruir el hormigón y crear estructuras a gran escala. Los rieles de la máquina se colocan en el lugar donde se levantará la vivienda o edificio para guiar el brazo robótico, siempre hacia delante y hacia atrás, mientras va generando los muros capa por capa.

Sin embargo, también existen casas impresas con materiales reciclables y ya son varias las empresas tecnológicas especializadas en la construcción de viviendas fabricadas en 3D que han desarrollado su propio material: las hay que utilizan una mezcla de arena, agua marina y magnesio, mientras otras combinan cemento, arena y fibras.

es-necesario-promover-mas-vivienda-en-alquiler-para-que-los-jovenes-puedan-independizarse-3

 

Casas impresas en 3D en España

 

La primera casa impresa en 3D en España fue desarrollada en 2018 por Be More 3D, una compañía tecnológica valenciana que contó con el apoyo de la aceleradora de start ups de Acciona.

Con los 25.000 euros que percibieron por parte del gigante energético, crearon una máquina de aluminio modulable con siete metros de ancho y cinco de altura que imprimió una casa piloto de 70 metros cuadrados en tan sólo diez horas. Dentro se ubican dos habitaciones, una cocina y un baño. El coste total de la vivienda se valoró en 55.000 euros.

 

Casas impresas en 3D en China

Para cuando llegó la primera casa impresa a nuestro país, en China ya habían desarrollado un edificio en 3D de cinco plantas. En 2015, la empresa Winsun levantó en 24 horas un bloque de pisos con diez viviendas en su interior. La impresora gigante que logró tal hazaña medía 6,6 metros de altura, 10 metros de ancho y 150 metros de largo. El precio final de cada piso: 4.000 euros.

Con esta misma herramienta, la compañía china edificó justo al lado del bloque mencionado una villa neoclásica. Una lujosa mansión con 1.100 metros cuadrados que fue levantada con materiales reciclados, acero, cemento y hasta fibra de vidrio. Valorada en 150.000 euros, la vivienda estaba lista al mes de iniciarse su impresión.

house-3d-printed-shanghai-new-photo-1

Mejores casas impresas en 3D

Los dos proyectos de la empresa china Winsun entran, sin duda, en la lista de las mejores casas impresas en 3D en todo el mundo. Sin embargo, existen también otras construcciones que merece la pena que sean conocidas. Una de ellas sirve como ejemplo para acallar las dudas que generan las casas impresas en 3D en cuanto a su resistencia.

En China, el país que más terremotos ha sufrido en el último siglo, la empresa HuaShang Tengda ha construido una casa de 400 metros cuadrados de superficie capaz de soportar un terreno de una magnitud de 8 en la escala de Richter gracias a los 25 centímetros de espesor que tienen sus paredes, impresas con 20 toneladas de hormigón.

Lejos del gigante asiático, en Estados Unidos y Europa se están comenzando a construir proyectos residenciales con impresoras 3D de diversa tipología y finalidad. En Texas, por ejemplo, la empresa ICON quiere menguar el amplio número de personas sin hogar que existen en el país y, para ello, ha desarrollado una vivienda impresa en 3D que se levanta en 48 horas. Su primer prototipo, construido en Austin, tiene un precio de 8.000 euros, que esperan pueda bajar con el aumento de los proyectos y así aumentar el acceso a sus viviendas.

icon_3d_printed_home-0-donpiso

Mientras, en Europa, arquitectos e ingenieros apuestan en mayor medida por la sostenibilidad. Este es el caso del ingeniero ucraniano Max Gerbut que ha creado una casa impresa en 3D que se puede transportar allá donde uno desee. Su vivienda, denominada PassivDom, cuenta para ello con paneles solares en el tejado y tanques de aguas limpias y residuales. Por su parte, el despacho DUS Architects ha innovado en green real estate con el desarrollo de una cabaña de ocho metros cuadrados construida con plásticos biodegradables y hormigón. La primera casa de esta firma se ubica en Amsterdam.

 

5d9f44c83b33a71f090c3857

Precio de casas impresas en 3D

El precio de las casas impresas en 3D puede variar notablemente. Aunque se prevé que los costes se abaraten cuando se construya a gran escala, y con ello baje el precio final del comprador, hoy se pueden adquirir viviendas impresas en 3D a partir de 4.000 euros.

En España, el primer prototipo de vivienda de este tipo, elaborado por Be More 3D, tiene un precio que va a partir de 55.000 euros. Un coste muy menor en capitales y ciudades españolas en las que la impresión de casas en 3D puede ser una solución infalible ante la falta de promociones de vivienda de obra nueva y los problemas de accesibilidad a la compra de los jóvenes.

Por todo lo dicho anteriormente, es evidente que las impresoras 3D para viviendas pueden llegar a revolucionar el sector de la construcción. El ahorro de tiempo, y por ende de costes también, supone una evolución para el mercado residencial. Ofrecer casas que se construyen en 48 horas, o menos, como hemos visto en algunos ejemplos anteriores, en vez de en semanas o meses supone una gran optimización de recursos para promotores y constructores.

De hecho, ya hay grandes empresas de la construcción que se están interesando por la impresión de viviendas en 3D. Lo demuestran varios estudios internacionales del sector que apuntan a que la inversión en proyectos de este tipo alcanzará los 53,2 millones de euros en 2021. Pero hasta entonces la tecnología aplicada al real estate deberá seguir trabajando para tapar los huecos que hoy aún no pueden rellenar las impresoras 3D y que esta alianza sea próspera.

 

No se han encontrado comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *